La declaración de bienes en el extranjero es una obligación fiscal de carácter anual por la que se ha de informar sobre cuentas, inmuebles o valores situados en el extranjero.

El plazo de presentación finaliza el próximo 31 de marzo.

En dicha fecha los titulares de los indicados bienes y derechos en el extranjero deberán haber realizado la declaración en relación con su situación en el año 2017.

Obligados a declarar

Están obligados a realizar la declaración de bienes en el extranjero las personas físicas o entidades residentes en el estado español titulares, representantes, apoderados o beneficiarios de los bienes o derechos situados en el extranjero.

Deberá suministrarse a la Administración Tributaria información sobre los siguientes activos:

  • Cuentas corrientes, de ahorro, imposiciones a plazo, de crédito y cualesquiera otras cuentas o depósitos dinerarios con independencia de la modalidad o denominación que adopten y de que exista o no retribución, situadas en el extranjero y abiertas en entidades que se dediquen al tráfico bancario o crediticio, de las que se sea titular, beneficiario o en las que se figure como autorizado, o de alguna otra forma se ostente poder de disposición.
  • Cualesquiera títulos, activos, valores o derechos representativos del capital social, fondos propios o patrimonio de todo tipo de entidades, o de la cesión a terceros de capitales propios, de los que se sea titular y que se encuentren depositados o situados en el extranjero, así como de los seguros de vida o invalidez de los que se sea tomador, y de las rentas vitalicias o temporales de las que se sea beneficiario como consecuencia de la entrega de un capital en dinero, bienes muebles o inmuebles, contratados con entidades establecidas en el extranjero.
  • Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles de los que se sea titular situados en el extranjero.

Si ha presentado la declaración de bienes en el extranjero en años anteriores ha de comprobar si cumple los requisitos para no presentar de nuevo la declaración.

Únicamente estará obligado a realizar la presentación de la misma en este año si los bienes o derechos declarados con anterioridad experimentan un incremento de valor de al menos 20.000 euros o si hubiese perdido la condición de titular de los mismos.

Sanciones

La ley contempla elevadas sanciones por el incumplimiento de esta declaración.

La sanción mínima por la falta de presentación de la declaración de bienes en el extranjero (modelo 720), en el que se incumplen las tres obligaciones de información, sería de 30.000 €.

Por lo que es conveniente que si se encuentra en alguna de las situaciones descritas se ponga en contacto con el despacho para que podamos informarle de con más detalle acerca de esta obligación tributaria.

¡Contacte con nosotros!